¡Siguenos!

11.11.14

"Críticos por un día", ¿son fiables las opiniones en internet?

Cada vez más nos valemos de las opiniones de otros usuarios para elegir nuestros momentos de ocio. La publicidad y el marketing en la gastronomía han cambiado radicalmente desde que son los propios usuarios probando los que nos dan su sentencia. Todos nos convertimos en críticos gastronómicos por unos momentos. Aunque no sepamos freír un huevo o nuestro espectro culinario no alcance más allá de los macarrones con chorizo hacemos de entendidos. Porque, ¿cómo distinguimos el buen gusto en esa maraña de opiniones? ¿Me gusta lo que a la mayoría? Y voy más allá, ¿son esos comentarios verdad?





Me he levantado hoy viendo esta web que desconocía. No es que no hubiera pensado que se hace pero… ¿así tan claro? Y es que hecha la ley, hecha la trampa. Parece que como ahora todos leemos las experiencias de otros para elegir, pues dirigimos la estrategia a inventar opiniones. Es más, a pagar a una empresa para que lo haga. De toda la vida hemos tenido ya los publirreportajes que llenan las páginas de las revistas previo pago del anuncio, eso nos queda claro que es pagado ¿pero esto?

"Comentaok", con eso nos queda claro que no comentas lo que te parece, que si pagas la opinión es buena sí o sí. Además viene con el logo de algunas de las webs más influyentes en este sentido lo que las deja a mi entender a la altura del betún. 
Ya sabemos que a internet tenemos todos acceso y eso es muuuuuuy peligroso, más que una caja de bombas. Aquí todos nos podemos expresar y si estamos de mal humor poner a parir todo lo que se ponga por delante. Confieso que soy de las que se pasa horas engullendo estas dudosas sentencias. Por eso vamos a catalogar varios grupos de críticos a nuestro entender y ya de ahí vosotros decidís de quién os fiáis o lo que es casi misión imposible, saber de quién fiarnos.

1.- Las que son mentira.
Como las procedentes de webs como la arriba mencionada de las cuales nos podemos fiar cero pero que son muy difíciles de diferenciar. Es triste llegar a esto. La publicidad en internet se había democratizado y creíamos que no todo era cuestión de gastar dinero en ello...


2.- Han opinado los familiares y hasta lo más patético, el propio dueño. 
Estas se diferencian por una alabanza constante en la que sólo faltan unos iconos con corazones. Si hace falta registran a su abuela en tripadvisor. Y aunque lo hagan con mucho cariño sentimos no darles la oportunidad de influir en nuestro lavado de cerebro.


3.- El que sabe comer. 
Se nota en su redacción que no presenta prejuicios que anteponga a su opinión. Suele hablar de los platos que prueba y del ambiente del restaurante sin extenderse en críticas o alabanzas innecesarias. En el precio de su menú incluye vino o similar, porque siento herir a muchos pero una coca-cola puede estropear la mejor comida. Es lo queremos leer pero no siempre sabemos cual es real. Nos fiamos 100% si sabemos distinguirlos.


4.- Cantidad vale más que calidad.
El que considera una hamburguesa un manjar y a todo lo que no rebose del plato lo llama quedarse con hambre. Los hay que prefieren el burger de la esquina que ir al Bulli y eso no lo vamos a cambiar nunca. Lo único que podemos hacer es no escucharlos y eso que puede darnos para varios artículos.

Ahora cogemos la calculadora y hacemos la "media" para tener una idea real del sitio al que queremos ir ¡Suerte en vuestros próximos destinos recomendados!

2 comentarios:

  1. Muy buen artículo y muy cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Intentaremos ser de la tercera clase!!

      Eliminar